Generalidades sobre dermatitis atópica

Generalidades sobre dermatitis atópica
Afecta un 3-5% de la población. Se trata de una enfermedad crónica, recidivante, muy pruriginosa, con antecedentes de atopía familiar (60-70%) con mayor predisposición a padecer asma y rinitis alérgica. La etiopatogenia es desconocida en muchos aspectos, pero las concentraciones de IgE están elevadas y se observa la presencia de trastornos de la inmunidad celular y del sistema nervioso vegetativo. No se recomienda estudio alergológico. Suele asociarse con dermatitis del área del pañal.
Hacia los 2-3 meses de vida aparecen lesiones con aspecto de eccema con eritema, vesículas, pápulas, exudación, costras y descamación. Se localizan sobre todo en la cara (pómulos, pabellones auriculares y frente), en zonas de flexión de extremidades y en el tronco. Cursa de forma irregular con remisiones y recidivas, que se sobreinfectan fácilmente.
No existe tratamiento causal. Es sintomático y sus objetivos son: evitar la sequedad de la piel mediante baños con agua templada y sin jabón (se puede utilizar jabón de avena) la ropa de lana o material sintético (mejor ropa de algodón), evitar el calor excesivo. En la fase aguda el tratamiento tópico se basa en los fomentos con agua y sal, baños de avena y corticoides tópicos suaves (hidrocortisona al 1%), antihistamínicos (hidroxicina) para suprimir el prurito y antibióticos tópicos en caso de sobreinfección bacteriana.
Previene su aparición haber recibido lactancia materna y el retraso en la introducción de las proteínas heterólogas en la alimentación complementaria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *